De un desierto oculto, bandoleros decapitados y esclavos libres

En el Brasil más mágico conocemos a Lampiao, María Bonita y su banda de románticos forajidos del SXX. El desierto confidencial del Sertao nos acoge. Y compartimos la búsqueda de libertad en los Quilombos liderados por Zumbí de los Palmares.

Diógenes y el faro

Fue una sorpresa ganar las oposiciones. Cuando me presenté al examen, desmotivado, ni siquiera me tomé la molestia de contestar todas las preguntas. En esos días tristes acababa de romper mi última relación; de hecho, me la habían roto. Un taxista ebrio atropelló a mi amor y a nuestro perro y me arrojó de nuevo …

Essaouira, mon amour

Las murallas de Essaouira contienen un espacio mágico aislado del resto del mundo. Viejos cañones oxidados coronan sus almenas apuntando al mar, protegiendo el secreto de esta ciudad de fantasía, de un sueño infantil casi de atrezzo. Cuatro puertas, en los cuatro puntos cardinales, abren sus bocas misteriosas llamando al forastero para que se acerque. …

Estación Oeste

La estación oeste es igual que cualquier otra estación en cualquier ciudad del mundo, supongo. Tiene trenes, tiene días buenos y otros peores, igual que el mundo mismo. Tiene días de lluvia que hacen brillar los raíles, amaneceres que doran las vidrieras del techo, tardes grises y noches bulliciosas. Suceden momentos de extraña quietud a …

Tres Paraguas

Abandonamos un paraguas en Tokio. No de cualquier manera, claro, sino ordenadamente, a la japonesa, siguiendo el ritual establecido. En primer lugar, al salir del parque Ueno, nos miramos a los ojos en silencio conscientes de que había llegado el momento. Enamorados y confundidos a la vez, plegamos el paraguas y buscamos un lugar donde …

Pintor vende casa

Son noventa metros cuadrados útiles con dos grandes terrazas mirando al mar. Espere un momento que aparto esos trastos y lo ve mejor. Así, pase, pase, y perdone que lo tenga todo un poco descuidado últimamente. Sí, sé que es mal momento para vender y bueno para comprar pero, fíjese, en los días despejados se …