Ah, la búsqueda del amor perfecto, el crecimiento emocional: un camino plagado de orgasmos y disgustos.

Los ositos amorosos dejan un regusto dulzón y las manos pegajosas. Ahora beso sapos y espero el destello que los convierta en príncipes.

Publicado por Alvaro Urkiza

Transeúnte, surfista, escritor, persona.

Participa en la conversación

2 comentarios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: